Seleccionar página

Ayer he tenido por primera vez la oportunidad de visitar la sede del Barcelona Supercomputing Center (BSC), para ver de cerca al supercomputador “Maresnostrum“.
Los invitados fuimos alrededor de 20, del sector biotecnológico principalmente, y durante una hora y media se nos dio a conocer las actividades que se llevan a cabo allí, además de responder a unas cuantas preguntas técnicas.

“Marenostrum” es el supercomputador más poderoso de España (en donde actualmente hay 5 supercomputadores, aunque no todos están en activo), fue puesto en marcha en 2004, y en esa época llegó a ser el cuarto supercomputador del mundo (desde el punto de vista de su potencia de cálculo).
Se lo amplió en 2006 y con la última actualización llevada a cabo en 2012-2013 llega a una potencia pico de cálculo de 1,1 Petaflops, con lo que alcanza actualmente la posición 29 en el Top 500 de supercomputadores global.

Una de sus particularidades es que utiliza tecnología estándar: sus procesadores son los que cualquiera puede tener en su ordenador, usa para almacenamiento discos estándares SATA II a 7200 RPM, y su sistema operativo es Linux Suse 10. De hecho, fue el primero en el mundo en utilizar una distribución Linux como sistema operativo (aunque hoy en día, y gracias tal vez a esta experiencia, el 95% de los supercomputadores del mundo usan Linux).
Eso si, lo que impresiona son estos datos (aquí hay más especificaciones):

  • tiene 48896 procesadores Intel Sandy Bridge distribuidos en 3,056 nodos
  • más de 96,6 TB (terabytes) de memoria
  • 2 PB (petabytes) de espacio de almacenamiento
Barcelona Supercomputing Center

By courtesy of Barcelona Supercomputing Center – www.bsc.es

En el BSC hay un staff permanente de alrededor de 300 científicos de distintos campos que trabajan haciendo sus propias investigaciones, o ayudando a empresas/instituciones a hacer uso del supercomputador para sus investigaciones particulares.

Su consumo de energía anual (el tradicional talón de Aquiles de los supercomputadores) es de aprox. 1,08MW, lo que tiene un coste aproximado de 1,4 millones de euros anuales.
Aunque el nuevo talón de Aquiles comienza a ser el almacenamiento: dado que los costes de secuenciar el DNA humano han caído en los últimos 10 años desde aprox. 100 millones de dólares a unos 10000 dólares, cada día se está realizando más secuenciamiento, lo que genera una enorme cantidad de datos que al final solo puede entregarse enviado los discos duros por mensajería.
Y esto va a empeorar, porque se espera que en poco tiempo más un secuenciamiento completo del genoma humano cueste solo 1000 dólares, lo que masificaría estos estudios, y dispararía exponencialmente los datos generados.

El presupuesto total anual del BSC ronda los 30 millones de euros, y esto sin contar que en principio cada 2 años, debido al avance de la tecnología, el supercomputador debería ser reemplazado por un modelo nuevo (que costó aprox. 22,7 millones de euros en 2012). De este presupuesto, distintas instituciones de gobierno aportan aprox. 6 millones, y el resto se obtiene de los servicios brindados a terceros.
Así y todo, es el único supercomputador en España que no es deficitario.

Las investigaciones que allí se realizan son en general en 4 campos:

  1. ciencias de la vida
  2. ciencias de la tierra
  3. ciencias de la computación
  4. aplicaciones de computación en ciencia e ingeniería

Por ejemplo, nos han comentado que actualmente trabajan con Repsol-YPF para ayudarlos a mejorar la calidad de las imágenes de sonar obtenidas en prospecciones de pozos de petróleo a gran profundidad. Cada una de estas prospecciones cuesta aprox. 100 millones de euros. Antes de trabajar con Maremagnum y el BSC, Repsol-YPF tenía éxito (descubría petróleo) solamente en 1 de cada 10 pozos. Pero gracias al BSC ahora tienen éxito en 6 o 7 de cada 10 pozos.

Otro tema complejo en el que trabajan son las simulaciones. Un ejemplo es que ellos realizaron las simulaciones de como se movían en el cielo las cenizas arrojadas en 2010 por el volcán islandés Eyjafjallajökull, y estas fueron las que se utilizaron en ese entonces para cambiar de lugar a las rutas de navegación aérea.

En conjunto, por cada euro que el BSC-CNS recibe de inversión, genera 5 euros adicionales.

Actualmente se está construyendo un nuevo edificio de 6 plantas para albergar al nuevo supercomputador del BSC, que probablemente entrará en funcionamiento a comienzos del 2014, y superará con creces el rendimiento del Maremagnum.
Este nuevo supercomputador se llamará “MareIncognito” y será 100 veces más potente y rápido que el actual Marenostrum-3. Se hará con microprocesadores de bajo consumo, como los que se usan en los teléfonos móviles.

Dado que el BSC es una institución pública, se puede visitar haciendo una reserva. El sitio en donde se encuentra es (era) una iglesia, y vale la pena verlo aunque sea solo por la belleza del lugar.

Share This