Seleccionar página

El “Global Innovation Index“(GII) consiste en una clasificación de las capacidades y resultados de la innovación de las economías mundiales.

Ya en su séptimo año de edición, es publicado conjuntamente por la OMPI, la Universidad Cornell y el INSEAD. En su edición de 2014 el tema que lo guía es el “Factor humano en la innovación”, y explora el rol de los individuos y equipos detrás de los procesos de innovación.
El objetivo del GII es capturar los aspectos multidimensionales de la innovación y ser aplicable a las economías desarrolladas y emergentes por igual.

Reflexionando sobre el factor humano en la innovación el informe GII 2014 dice:

Los trabajadores con estudios avanzados son un punto de partida esencial para la innovación. Sin embargo, su existencia no garantiza los avances científicos o tecnológicos u otras formas de innovaciones no tecnológicas o sociales.
El pensamiento creativo y crítico, y el deseo de tomar riesgos y pensar con espíritu emprendedor, a menudo importa al menos tanto como la cualificación técnica. Adicionalmente, la innovación es impulsada por tener condiciones favorables en las que los actores y la sociedad están abiertos a nuevos enfoques.
Crear el entorno adecuado en el lugar que nutrirá, promoverá y permitirá el factor humano detrás de los negocios y la innovación social es una tarea compleja, pero crítica.

Una vez más constatan también que un factor muy importante para la disparidad en la innovación de los diferentes países es la calidad del capital humano unido a las actividades de innovación, y que por lo tanto nutrir el capital humano en todos los niveles y en todas las partes de la sociedad es crucial para desarrollar la base de la innovación.

Las dos maneras en que este capital humano puede desarrollarse es

  • creando la infraestructura (escuelas, universidades, e instituciones de I+D) para ampliar el conocimiento de las personas en campos tecnológicos y no-tecnológicos, proveyéndolos de enseñanza básica y avanzada, y de instalaciones de I+D.
  • atrayendo talento humano de otras partes del mundo a través de incentivos, y entonces prepararlos y emplearlos en las actividades de innovación.

Estados Unidos es el ejemplo a seguir en ambos casos.

La innovación exitosa ocurre cuando personas con habilidades, experiencia y capacidades se unen para comprender o predecir y, a continuación, tratar, los desafíos de otras personas. El talento, como el capital y la tecnología, es un factor de éxito clave para la innovación. Inspirar el talento potencial impulsará la innovación y el crecimiento.

Por último, el GII 2014 confirma que la existencia continua de la innovación global causa una división incluso dentro de los grupos de ingresos.
Todas las 25 principales economías están en el grupo de altos ingresos. China y Malasia son los únicos países de renta media-alta que se acercan a este grupo. Algo que se puede ver en el siguiente gráfico:

Innovación y el factor humano

Se puede acceder al informe completo aquí.

 

Share This