Seleccionar página

El Crowdfunding consiste fundamentalmente en que un emprendedor (cultural, social o con ánimo de lucro) presenta una propuesta de financiación de un proyecto de producto y/o servicio utilizando una plataforma online de Crowdfunding (que puede presentar o no posibilidad de crowdvoting y crowdsourcing) y ofreciendo, en muchos casos, recompensas (preventa, reconocimiento, productos de regalo, etc.) o retornos económicos (monetarios, acciones o participaciones en la empresa que lleva a cabo el proyecto) a los partícipes (donadores, mecenas, inversores…).

La plataforma de Crowdfunding evalúa el proyecto presentado y, si da el visto bueno al proyecto, se lanza la campaña de recaudación de fondos en internet, cobrándose generalmente una comisión por el trabajo realizado si la iniciativa consigue alcanzar la meta de financiación que se había propuesto inicialmente en el período de tiempo determinado para ello.

Es utilizado para multitud de actividades industriales o creativas, potenciar el crecimiento y creación de empresas, proyectos sociales y culturales, e incluso hasta para financiar campañas políticas.

Como concepto tuvo su origen en el mundo anglosajón y aterrizó con fuerza en España y Catalunya desde el año 2010, levantando altas expectativas, a menudo desmesuradas, principalmente cuando el fenómeno se convierte en un asidero para la búsqueda de dinero de manera exclusiva.

Otra manera más inspiradora de definir el Crowdfunding podría ser la siguiente:

“El Crowdfunding es la recaudación de fondos (fundraising) por parte de gente apasionada para ayudar a que algo especial suceda”.

Para poder realizar una buena campaña de fundraising que permita lograr los objetivos planteados (que no tienen por qué estar únicamente relacionados con la financiación, aunque sea esta una de sus metas fundamentales), habrá que tener en cuenta varios factores que pueden tener un impacto determinante en el éxito de la campaña.

Algunos de esos factores críticos de éxito a tener en cuenta en una campaña de Crowdfunding son los siguientes:

  • Comunicar: decir de forma más eficaz lo que hacemos, no sólo lo que somos, bajo un paradigma de apertura, participación y transparencia.
    Los proyectos explicados con una media de entre 300-500 palabras logran mayor financiación. Como mínimo se debe explicar el “quién”, “qué” y “por qué”. El storytelling es clave.
  • Usar un video: disponer de un video para presentar el proyecto se ha transformado en algo verdaderamente importante hasta el punto de que, si no se dispone de él, es muy probable que el proyecto no alcance su meta de financiamiento: Kickstarter asegura que aquellos proyectos que se presentan en un video tienen entre un 85% y un 120% más de posibilidades de alcanzar su objetivo de financiación, algo que resulta especialmente cierto para ciertas categorías de proyectos (la duración media de los videos es de 3 minutos y 57 segundos).
  • Proyectar valores: el Crowdfunding es una herramienta y una oportunidad para incorporar una serie de principios y formas de trabajo que faciliten el acercamiento entre la sociedad y los proyectos que apoya. No se trata de “pasar la gorra”, sino de buscar microsocios apasionados que puedan aportar financiación a proyectos o iniciativas con los cuales sienten afinidad.
  • Definir objetivos y planificar: es importante disponer de objetivos claros y realistas de financiación que atraiga a los contribuyentes, y una sólida reputación. Hay que contar con planes de captación de mecenas y con medios adecuados para llegar a los mismos y a los influencers claves.
  • Marketing y equipos: las campañas que utilizan planes de marketing con actuaciones diarias (ej. actualización en Facebook, adición de una nueva recompensa, dar las gracias al actualizar la campaña, etc.) obtienen un 180% más de financiación.
    Las desarrolladas con equipos en lugar de individuos consiguen un 38% más de financiación y se reparte mejor el trabajo.
  • Redes sociales: se deben usar todas las herramientas sociales o de comunicación disponibles mientras dure la campaña (Facebook, Twitter, email). Las que son exitosas logran una media de 193 votos (ej. “me gusta”) y unos 57 tweets. Se debe conocer a la audiencia y tratar de generar engagement construyendo conexiones reales.
  • Duración: las campañas de Crowdfunding más exitosas duran entre 20 y 40 días, ya que generan un sentido de urgencia fundamental para generar excitación al mismo tiempo que da un plazo adecuado para que los fundraisers hagan funcionar el boca-oreja entre sus redes personales/sociales.
  • Inversores primarios: una vez que se ha alcanzado el 40% del objetivo de recaudación los visitantes permanecen un 31% más en la página y presentan una probabilidad un 22% mayor de aportar más financiación. Para favorecer el llegar a este 40% se debe intentar que la familia y los amigos inviertan primero (fools, friends and family).

Para las campañas que resultan exitosas y alcanzan su meta de financiación, el 78% de ellas logran obtener más dinero que el que se solicitaba en un principio, ya que a la gente le encanta sentir que participa en algo que merece la pena y que es exitoso.

Crecimiento imparable

El mercado europeo de financiación alternativa no deja de crecer año tras año. En España, el mercado pasó de los 19 millones de euros de 2013 a 62 millones en 2014, un cifra que triplica el mercado y pone en evidencia el imparable avance del Crowfunding.
Esto se puede ver en el siguiente gráfico del informe “Moving Mainstream, The European Alternative Finance Benchmarking Report“, producido por el nuevo Centro para Financiación Alternativa de la escuela de negocios Judge Business School en la Universidad de Cambridge y los servicios profesionales de la empresa EY:

Factores críticos de éxito en una campaña de Crowdfunding

 

Share This