Seleccionar página

Los tiempos en que el Departamento de IT se dedicaba a “keeping the lights on” (esto es, a simplemente dar una función de soporte operativo) han quedado atrás hace ya tiempo.
Hoy no se concibe un Departamento de IT que no esté alineado con el negocio, y que no participe en, y presente propuestas para, mejorar el negocio de la empresa (en la medida en que tenga “espacio” para hacerlo, claro).

Un problema que se presenta con frecuencia es que muchas empresas piensan en las ITs como en una “commodity” susceptible por ello mismo de ser externalizada. Esto es especialmente cierto en las PYMES, que tienen una visión restringida de lo que son y pueden hacer las IT’s, y que tienden mas a actuar tácticamente (reduciendo costes) que estrategicamente.
Tal manera de ver a las IT puede lastrar el crecimiento y desarrollo de la propia empresa, debido al caracter estratégico de las ITs, y al efecto potenciador de la capacidad que tienen las nuevas tecnologías de crear nuevos servicios y líneas de negocio.
Deshacerse de las IT externalizándolas completamente puede llevar a inhibir tales ventajas, perdiendo la capacidad de innovación, y en el fondo esto significa que las empresas no tendrán la posibilidad real de participar 100% en la economía de “servicios” en que estamos inmersos, viéndose el futuro de las mismas comprometido.

El Departamento de IT como plataforma de Open Innovation

Propongo entonces reconvertir al Departamento de IT en una plataforma de Open Innovation. Porque, quitando tal vez al Departamento de Marketing, ellos tienen el mayor know-how, expertise, y compresión de las capacidades que brindan las nuevas tecnologías y las redes sociales. Y estas últimas son hoy por hoy la punta de lanza de las empresas de servicio para escuchar a sus clientes, co-crear soluciones con ellos, y llevarlas a la práctica.
Si a esto le agregamos que el Departamento de IT es transversal a la organización, y que por ello tiene una posición única para escuchar, influir, y ayudar a todos los restantes departamentos de la empresa, se ve claramente que puede ser el punto de acceso a la empresa de nuevas ideas e innovaciones, y también un generador nato de soluciones e ideas que aporten valor.
En colaboración con los departamentos de Negocio y Marketing, las sinergias que se creen podrán generar así una ventaja competitiva importante.

No digo que cierta parte operativa de los Departamentos de IT no deba ser externalizada, pero si que el know how y el valor tácito que estos aportan en cualquier empresa que participe del mercado global está fuera de discusión. Y esta parte, la más valiosa, no es una commodity, y por ello no debe externalizarse. Después de todo el trabajar con IT’s es un trabajo creativo, que tiene la innovación en su ADN. Y por ello el talento allí desplegado debe ser cuidado, conservado, y potenciado con políticas de motivación.

Innovar hoy por hoy no es una opción: o se hace o la empresa corre un serio riesgo de desaparecer. Aprovechar el potencial de todos, y especialmente de quienes están en el Departamento de IT, es una obligación para cualquier empresa. De ello tal vez dependa su futuro a medio plazo.

Share This