Seleccionar página

Antes de desarrollar una estrategia de “Cloud”, es importante entender que significa realmente esto, porque este concepto es al mismo tiempo una experiencia de usuario y un modelo de negocios.
El cloud permite el auto-servicio de aplicaciones, economías de escala y flexibilidad de proveedores. Y por ello mismo, el cloud no es apto para todas las empresas.
También es una metodología para la gestión de infraestructuras de IT, y existen 3 modelos de cloud disponibles:

  • privado (interno): las actividades y funciones de IT son provistas como un servicio interno de la empresa, y no se publican externamente.
  • público (externo): las funciones de IT son provistas por un proveedor externo, y no se necesita ningún conocimiento o control sobre la infraestructura que la soporta.
  • híbrido (una combinación de interno/externo): los métodos de entrega del servicio están integrados, y la organización establece reglas y políticas basadas en factores como la seguridad, criticidad, arquitectura, etc.

La carga de trabajo a la que se verá sometida la plataforma cloud variará dependiendo de sus requerimientos, complejidad, criticidad de negocio y sensibilidad de los datos. Es por esto que es fundamental determinar que modelo de cloud es mejor para la carga de trabajo en que se utilizará.

Los dos mayores inhibidores de la adopción del cloud público se refieren a cuantos recursos de gestión y control se necesitarán, y a la dificultad anticipada de integrar el cloud con la infraestructura existente.

Cloud Híbrido

Image from Rackspace

Y como en realidad pocas empresas grandes han nacido directamente usando cloud, muchas tienen su infraestructura crítica in-house, y contratan a proveedores externos para llevar otras aplicaciones críticas específicas.
En consecuencia, desde IT se tiene que trabajar en un entorno de cloud híbrido (múltiples sitios), y con aplicaciones muchas veces no integradas. Lo que ocasiona un drenaje de recursos importante.

In IBM’s experience1, actual savings in many cases exceed that 20 to 29 percent threshold. However, the level of savings achievable depends upon many factors, including the types of workloads being processed, the delivery method selected and the efficiency of the infrastructure to be replaced by cloud.

En experiencia de IBM, los ahorros por migrar al cloud exceden el disparador de 20/29%. Sin embargo, el nivel de ahorro alcanzable depende de muchos factores, incluyendo los tipos de carga que se procesen, el método de entrega elegido, y la eficiencia de la infraestructura que se reemplaza por el cloud.

A la hora de buscar un proveedor para un cloud híbrido es necesario evaluar los siguientes puntos del mismo:

  • Capacidad: el portfolio del proveedor debe ser suficientemente amplio para cubrir todo el espectro de requerimientos que se necesite
  • Flexibilidad comercial: flexibilidad de contrato y servicio para permitir escalabilidad up/down
  • Independencia: el ecosistema ofrecido debe ofrecer plug and play incluso para clouds de otros proveedores
  • Conectividad: conectividad entre sitios, a escala global.
  • Integración y soporte: debería ofrecer consultores para planificar y ejecutar la estrategia de migración al cloud, además de soporte 24×7
  • Seguridad: debe cumplir todos los requisitos de seguridad/privacidad end-to-end.

Information Week ha desarrollado un fichero Excel para calcular el ROI de moverse al cloud, que puede ser libremente descargado de aquí.

1 Informe “Dispelling the Vapour around Cloud Computing

Share This