Seleccionar página

Birchbox es una startup neoyorkina nacida en 2010 con un modelo de negocio realmente diferente, y que ciertamente ha ocasionado una disrupción en el mercado en el que operan.

Su negocio principal es el de las subscripciones: quienes pagan 9,95€ por mes reciben una caja que incluye 5 productos de belleza personalizados cada mes y, al mismo tiempo que permite a sus clientes descubrir marcas internacionales y exclusivas, no existe un compromiso de permanencia y ofrece la devolución garantizada.
Es importante resaltar que estos productos que contiene la caja son realmente personalizados, ya que los clientes al darse de alta deben rellenar un formulario con sus preferencias (lo que resulta “oro en polvo” para las empresas que crean estos productos, y motivo por el cual Birchbox no paga por ninguna de las muestras que ponen en sus cajas).

También, en Agosto de 2013 una de sus fundadoras decía que Birchbox estaba ya atrayendo compradores que, en vez de suscribirse a su programa mensual, descubrían productos a través de su web, la cual incluye un blog y 20 videos cada mes que muestran como usar sus productos.
Y en Junio de 2014 ya tenían 800.000 suscriptores.

Birchbox: la empresa que potencia el descubrimiento de productos de belleza

La apuesta de la empresa es ser mucho más que una simple “caja” mensual, sino que ellos ayudan a crear y mantener un estilo de vida enfocado en el “descubrimiento”.

Para complementar su oferta, Birchbox lanzó también una tienda online para productos masculinos, que van desde colonias y crema para el cuerpo hasta cosas como relojes, ordenadores y mochilas.

En 2010 las fundadoras Katia Beauchamp y Hayley Barna eran compañeras en Harvard y estaban buscando una idea de negocio. Y notaron como las compradoras de productos de belleza se veían sobrepasadas por la abrumadora cantidad de productos y la segmentación por marca de estos en las tiendas, y sufrían por no poder probarlos antes de la compra.

Birchbox consiguió convertir a compradoras pasivas de productos de belleza en apasionadas. Esencialmente, lo que hace es hacer tomar conciencia y generar demanda para nuevas marcas: sus subscriptores pagan básicamente para ser objetivos de marketing.

Beauchamp ve esto de una manera diferente, y dice:

Tomamos a personas que ni siquiera consideran ir a una tienda de productos de belleza en su día libre, y las convertimos en exploradoras y compradoras, logrando que a través de Birchbox gasten más en productos de belleza.

Ya que además casi el 50% de los suscriptores compran luego en la web de Birchbox los productos (en tamaño “normal”) de los cuales han recibido muestras y han probado: ellos mueven 100.000 pedidos mensuales, y este tipo de ventas representa el 30% de sus ganancias.

Esta visión de unir a los compradores cualificados con marcas de lujo hizo que inicialmente consiguieran entrar en una Ronda A de financiación por 1,4 millones de dólares, y en 2014 consiguieron estar en una Ronda B de financiación por casi 70 millones de dólares, lo que elevó el valor de su empresa a unos 485 millones de dólares.

Ya expandidos a nivel internacional, con presencia en España, Francia y UK, están considerando crear sus propios productos y tener su propia revista.
Cuentan con aprox. 250 empleados y se cree que alcanzan alrededor de 80 millones de euros anuales de ganancia.

Ahora han inaugurado su primera tienda física en Soho, New York (433 West Broadway), conscientes de que las mismas sirven no solo para vender productos, sino fundamentalmente para crear una experiencia de marca y tener un nuevo canal que les permita una experiencia de compra diferente a sus clientes.
Una característica muy interesante de esta tienda es que usan una estrategia de “almacenamiento vertical” de sus productos, siendo que estos están organizados por categorías, y no por marcas, facilitando así que los clientes puedan focalizarse en aquello que desean, y probar todas sus variantes.
Se incluye también un “Try Bar”, en donde los clientes pueden probar muestras de productos “in situ”, antes de comprarlos, y pantallas táctiles en donde estos pueden ver productos y recomendaciones.

Alex Vallbona, Director General de Birchbox en España, comenta también que:

Birchbox ofrece la posibilidad de diseñar una campaña a medida para cada marca y producto según sus objetivos estratégicos. Las acciones que ponemos a su disposición son muy variadas y al finalizar siempre entregamos un completo informe con los resultados de la campaña.

Alex ha presentado recientemente a Birchbox en el BDigital Global Congress 2015 en Barcelona, y el video de la misma puede ser visto aquí.

En definitiva, una apuesta exitosa por un modelo de negocio basado en la tecnología y los productos, pero que se basa profundamente en los “intangibles” que, detectados con sabiduría, permiten generar una propuesta de valor única.

 

Share This