Seleccionar página

En todas las empresas debe haber una manera de “encajar” los procesos de innovación en su estructura, que permitirá crear estructuras organizacionales que permitan el crecimiento de la compañía.

El reto para todas es encontrar un diseño organizacional que sirva para apoyar la estrategia y el modelo de negocio actual, y que al mismo tiempo permita una cultura ágil y flexible apoye la colaboración lateral y lleve a ciclos rápidos de innovación.

8 maneras de organizar tu empresa para la Innovación

En la web de Innovation Point Soren Kaplan y Stu Winby han publicado un documento llamado “Organizational Models for Innovation: Organizational Designs that Support Strategic Innovation & Growth“, y en él identifican 9 estructuras diferentes para lograr tales objetivos:

  • Organizaciones ambidiestras: para evitar que los actuales empleados de la empresa pongan “palos en la rueda” a cualquier iniciativa innovadora que ellos crean pone en riesgo su puesto laboral o su estatus, las organizaciones ambidiestras crean un departamento o grupo de trabajo separado, el cual tendrá su propia estructura y procesos para realizar innovación temprana (es decir, en las primeras etapas del proceso de innovación).
    Convertida así en bicéfala, o ambidiestra, la empresa mantiene por otro lado su estructura y procesos “tradicionales”. Y el nuevo departamento puede o no estar en las mismas dependencias físicas de la empresa.
  • Venture Boards: estas “Juntas de Riesgo” (en una mala traducción) están focalizadas en traer dentro de la empresa perspectivas externas que ayudarán a innovar y a guiar en inversiones estratégicas. El objetivo único de estas Juntas es descubrir, evaluar, e impulsar las oportunidades de crecimiento de la empresa.
  • Concejo de Innovación: se trata de un grupo pequeño de gestores que realizan una governanza transversal coordinando y tomando decisiones para que todas las actividades de innovación de la empresa estén alineadas y coordinadas, y tienen los recursos y procesos apropiados.
  • Equipos de Soluciones entre Grupos: los “Cross Group Solutions Teams” son un equipo autodirigido de personas de distintos departamentos de la empresa que trabajan juntos por un periodo de tiempo determinado para identificar nuevas oportunidades no detectadas previamente por la empresa.
  • Red de recursos para líderes: esta es una red externa de expertos que pueden ser aprovechados cuando se necesite. Ellos proveen conocimiento específico y puntos de vista diferentes y, como tienen a su vez sus propias redes, pueden convertirse en una puerta de entrada a más recursos y relaciones.
  • Redes de Innovación Abierta: la “Open Innovation” propone integrar en el proceso de innovación a agentes externos (universidades, organismos estatales, laboratorios privados, etc.) que aportarán ideas y tecnologías emergentes para lograr innovaciones.
  • Comunidades de Prácticas: estos son grupos de interesados de dentro y fuera de la organización que comparten una pasión por un área de conocimiento o práctica, y que interactúan regularmente para aprender entre ellos y alcanzar así los objetivos personales y de la empresa. Se trata en definitiva de una red de colaboración que permite obtener y aplicar conocimiento de diversas fuentes, y que sirven también para retener el talento.
  • Servicios compartidos: algunas empresas establecen grupos funcionales para proveer servicios especializados que actúan como un recurso de las funciones de su contraparte en las unidades de negocio (BU). Ofrecen habilidades especializadas que no se encuentran en dichas BU, y pueden realizar investigaciones o proyectos a corto plazo, o buscar y contratar recursos especializados externos.
    Están muy alineados con las BU, y así pueden entregar valor explícito, por ejemplo “empujando” a dichas BU a pensar y a realizar actividades que no están en el radar de las mismas.

Todas estas estructuras no son mutuamente exclusivas, y pueden coexistir dentro de una empresa, al mismo tiempo. Ellas pueden ayudar a crecer a las empresas al tener una aproximación estratégica a la innovación. Mientras que algunas de estas estructuras pueden crecer y desarrollarse orgánicamente (por ej., las Comunidades de Prácticas), otras necesitan ser creadas y gestionadas intencionalmente.

Share This